Museografía

 

 

El visitante es recibido en el 2°nivel “Recepción-café-biblioteca” donde adquiere su entrada y espera su turno para pasar a la sala audiovisual, acá se introducirá en la temática de los meteoritos mediante un video explicativo de 15 minutos que habla sobre la creación de nuestro sistema solar, con sus planetas y cuerpos menores, a partir de la nebulosa protoplanetaria, luego un encuentro de orbitas entre dos asteroides producen un mega choque que origina miles de fragmentos donde uno de estos toma curso con punto de colisión hacia el desierto de Atacama, planeta Tierra. Todo esto realizado en imágenes digital y sonido de alta definición que explicara el evento completo de la entrada de este bólido a nuestra atmosfera, tal como si el visitante fuera un testigo situado a pocos kilómetros del suceso, estremeciéndose con las ondas de choque y las vibraciones del trueno supersónico. Luego con música ambiental tranquila cambiamos a imágenes reales capturadas en el desierto de Atacama, que mostrarán la búsqueda y hallazgos de estas rocas con los instrumentos que ayudan a su localización, culminando con un análisis químico a un meteorito, hecho en nuestro laboratorio de identificación primaria.

 


Ya con estos conocimientos básicos, el visitante estará preparado para circunnavegar la sala de exhibición y encontrarse rodeado de estos especímenes alienígenas, dispuesto de forma tal que explicarán la evolución de nuestro sistema solar, en un ambiente que hará sentir al visitante fuera de este planeta, bajo una atmósfera de penumbra espacial, donde cada ejemplar estará flotando iluminado con luz dirigida sólo a él, dejando los alrededores en perpetua oscuridad y en algunos de ellos a través de microscopia estereoscópica con salida a pantalla de plasma nos podremos adentrar en sus fisuras y ver detalles de sus maravillosas estructuras cristalinas. Durante este recorrido el visitante estará escuchando como música de fondo los sonidos del universo grabados por el Voyager 1 de la NASA, estos “paisajes sonoros” que son la interacción entre el viento solar y los planetas con sus lunas y anillos, presentan un modelo musical distintivo, así los anillos de Saturno suenan diferentes a Júpiter y a las lunas de Urano, lo que crearía según el Dr J. Thompson de la NASA un efecto positivo sobre la mente subconsciente.

Finalmente el visitante pasa a la sala sensorial donde tendrá la oportunidad única de tocarlos introduciendo sus manos, en un silo acrílico que contendrá las mayores piezas meteoríticas, conectándose así con el universo a través de la energía cósmica que nos regalan. Mientras escucha como música de fondo el susurro del cinturón de asteroides.